Fecha de publicación: 24-sep-2018

Asesor Creativo Ecuador

En un mundo ideal, el recorrido que realizan las personas hasta convertirse en clientes fieles es un viaje directo por autopista: elegir un producto, comprarlo, utilizarlo y repetir la operación. En el mundo real, en cambio, el trayecto es más parecido a una excursión turística con paradas y visitas exploratorias, momentos en los que debes convencer a tus clientes de que permanezcan fieles a tu marca y se vuelvan leales a ella, en lugar de elegir la competencia. Afrontar con éxito estas situaciones puede parecer abrumador. Sin embargo, diagramar el viaje de tu cliente puede alivianar la carga. Esto puede ayudar a ti y a tu equipo a comprender mejor cómo se relacionan actualmente los consumidores con tu marca y ver qué lugar ocupan tus productos y servicios en su vida, programas, objetivos y aspiraciones. A continuación, analizaremos cinco pasos que tu equipo puede seguir para comenzar a diagramar el viaje del cliente.